Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra POLÍTICA DE COOKIES
      Jueves, 24 de Abril de 2014. Actualizado a las 00:06h

                 



Modelo de demanda de rescisión por lesión de la liquidación de la sociedad de gananciales

AL JUZGADO DE FAMILIA

 

  

            D. LUISA MARÍA HERNÁNDEZ JIMÉNEZ, Procurador de los Tribunales, en nombre y representación de D.ª MARIA MARTÍNEZ SORIA, mayor de edad, con domicilio en Madrid, c/ Paseo de la Habana 212, 2.º izd y D.N.I.: 35.936.371, según acredito con la escritura de poder que como documento n.º 1 se acompaña a la presente demanda y bajo la dirección técnica de D.ª Lourdes Mesa del Río, ante ese Juzgado comparezco y, como mejor proceda en derecho, respetuosamente DIGO:

 

 

         Que, por medio del presente escrito y siguiendo instrucciones de mi mandante, formulo ACCION DE RESCISIÓN DE LA LIQUIDACION DE LA SOCIEDAD DE GANANCIALES POR EXISTIR LESION EN MAS DE LA CUARTA PARTE EN LA VALORACIÓN DE LOS BIENES, Y SUBSIDIARIAMENTE DE ADICIÓN DE BIENES EN EL PASIVO DE LA SOCIEDAD, que deberá sustanciarse por los trámites establecidos para el Juicio Ordinario, contra D. MANUEL LÓPEZ CASTRO, mayor de edad y con domicilio a estos de notificaciones en Madrid, en calle Garcilaso de la Vega n.º 56, 6.º D y D.N.I. nº 45.236.968 y a fin de que se allane a la presente demanda o, en su caso, sea condenado conforme al Suplico de la misma, a la que sirven de base los siguientes

 

 

                                                                    HECHOS

 

 

            PRIMERO.- Con fecha 21 de Junio de 2.005, el Juzgado de Primera Instancia n.º 29 de Madrid, dictó Sentencia de Separación, en los Autos nº 234/2002, aprobando el Convenio Regulador suscrito por los cónyuges D. Manuel López Castro y D.ª María Martínez Soria, así como la liquidación de gananciales que se contenía en el mismo.

 

         Se acompañan como Documentos nº 1 y 2 copia de la Sentencia y del Convenio Regulador, dejando designados los archivos de ese Juzgado a efectos probatorios.

 

            SEGUNDO.- Sin que exista la más mínima intención de dramatizar, no podemos dejar de destacar y hacer mención de la grave situación física, que a la fecha de la firma del expresado convenio, en la que se encontraba mi poderdante.

 

         Y es que no puede ser obviada la grave circunstancia que acaeció al momento de efectuar la referida liquidación gananciales, como es que la esposa fue diagnosticada de un cáncer. En esos momentos la Sra. Martínez Soria estaba recibiendo tratamiento oncológico, sometida a radiaciones de quimioterapia, etc..., siendo su primordial preocupación su recuperación y sin tener las mínimas condiciones que ha de tener cualquier persona para dilucidar sobre cuestiones económicas, tales como determinación de activo y pasivo, valoración de bienes, etc...

 

         El Sr. López Castro, lejos de prestarle a su esposa todo el apoyo que necesitaba ante tan dolorosa enfermedad y el duro tratamiento al que estaba siendo sometida, eligió ese preciso momento para plantearle la separación conyugal y liquidación del régimen económico matrimonial. La Sra. Martínez Soria, que se encontraba física y psicológicamente destrozada, actuó entonces como una auténtica “marioneta” accediendo a firmar todo cuanto su marido le indicó, y prueba de ello es que ni siquiera tuvo un asesoramiento jurídico independiente, sino que prestó su conformidad a todos los pactos, valoraciones y adjudicaciones que su esposo y el abogado de éste habían hecho constar en la liquidación de gananciales que hoy es objeto de impugnación. 

 

        

            TERCERO.- Las adjudicaciones que se realizaron en la liquidación de gananciales fueron las que constan en la estipulación octava, y en referencia a ellas es preciso destacar:

 

         A) Con respecto a la partida que consta en el apartado segundo del pasivo y que fue descrita en los siguientes términos: “2. Pagos pendientes a proveedores como consecuencia del negocio descrito en el nº 13 del activo. Valor ……. 108.182,18 €”.

 

         Como se puede observar de la peculiar liquidación de gananciales que se efectuó, este pasivo fue adjudicado a la esposa, sin que el Sr. López Castro asumiera la más mínima deuda. Pero lo especialmente relevante es que, en relación al negocio que se adjudicó la Sra. Martínez Soria, existía otra póliza de crédito por importe de 36.060,73 € (6.000.000 ptas.) al que ni siquiera se hizo mención en la liquidación, y según se acredita con el Documento nº 3 que se acompaña.

 

         La omisión de esta considerable cantidad implica un grave perjuicio económico para la Sra. Martínez Soria, pues si se hubiera incluido debidamente en la masa ganancial, hubiera resultado que, el activo patrimonial neto a repartir, una vez deducidas todas las cargas, ascendería a 99.767,93 € (y no a 135.828 €), por lo que a cada cónyuge le correspondería obtener 49.883,96 €.

 

         Muy distinto a ello, y como consecuencia de la omisión de la póliza de crédito por importe de 36.060,73 €, a la que se ha visto obligada a hacer frente mi representada, el resultado real ha sido que, mientras que el lote de bienes adjudicado al Sr. López Castro asciende a la cantidad de 67.914 €, frente a los 49.883,96 que le correspondía, mientras que el de la esposa, asciende a 31.853,6 €, frente a los igualmente 49.883,96 € que le correspondía haber obtenido, siendo claro pues, que se ha producido a la Sra. Martínez Soria una lesión en más de la cuarta parte en el valor de los bienes adjudicados.

 

         Subsidiariamente, y para el hipotético supuesto de que no se estimara la acción de rescisión por la lesión en más de la cuarta parte que hemos acreditado, deberá adicionarse en el pasivo de la sociedad de gananciales, el importe de la póliza de crédito a la que hemos venido haciendo referencia por importe de 36.060,73 €, y adjudicarse al 50% entre ambos cónyuges, pues es doctrina reiterada y pacíficamente aceptada por el Tribunal Supremo (SS.TS.20 noviembre 1.993; 25 septiembre 1.995; 23 diciembre 1.998, entre otras muchas), que reiteramos, sólo para el caso de que no se considerara la lesión en más de la cuarta parte, cuando se omite algún bien (activo o pasivo) en el inventario, procede la adición o el complemento de la partición.

 

 

            B) En el apartado 4 del Activo se hace mención a una casa sita en la calle Luis Varela nº 15 del término municipal de Parla, inscrita al tomo 962, libro 200, folio 35, finca 12.815, inscripción 2ª, a la que se otorga un valor de 27.045,54 €, cuando, como se acreditará con el informe pericial, dicho valor ascendía realmente a 120.202,41 €.

 

         El nombrado bien fue adjudicado al esposo. Sucintamente supone que al existir una diferencia entre el valor real y el expresado en la liquidación de  93.156,87 €, mi representada se ha visto perjudicada en un 50%, lo que supone un montante de  46.578,43 € (7.750.000 ptas).

 

         C) En relación al bien inmueble que se describe en el apartado tercero del activo, consistente en Local comercial en planta baja de la entidad nº 3 del Centro Comercial, denominado B-24, sito en el Complejo Inmobiliario Comercial de la UET- 5/10 de Parla, inscrita al tomo 1.124, libro 263, folio 193, finca 17.263, inscripción 1ª del Registro de la Propiedad de Parla, en el Convenio se hizo constar que tenía un valor de 21.035,42 € (3.500.000 ptas.), cuando su valor real asciende a 120.202 € (20.000.000 ptas.).

 

         El precitado bien, que fue infravalorado en (99.167 €) (16.500.000 ptas.), fue adjudicado al esposo, lo que nuevamente implica que mi representada se haya visto perjudicada en un 50% que asciende a 49.583,5 € (8.250.000 ptas.).

 

         Los epígrafes y cuantías que anteceden, han de ser computados pues, en la presente litis, para calcular el importe de la lesión, de tal manera que la suma de las tres partidas reseñadas en los apartados A, B y C demuestra que la lesión producida en las adjudicaciones a mi representada es muy superior a la cuarta parte, y por tanto procede la rescisión de la liquidación practicada:

 

* Valoración real de los bienes (activo y pasivo) existentes al momento de la liquidación:

 

Activo:

1.- Casa sita en Parla, calle Reina Victoria 1: 63.106,25 €

2.- Finca rústica sita en Viña del Pozo y Arroyo del Prado de Parla: 6.010,12 €

3.       Local comercial en planta baja de Parla: 120.202 €

4.       Casa nº 15 de la calle Varela de Parla: 120.202,41 €

5.       Plaza de garaje nº 59 de Parla: 7.212,15 €

6.       Local en planta baja de calle Numancia 7 de Parla: 21.035,42 €

7.       Casa nº 14 de la calle Numancia de Parla: 24.040,48 €

8.       Vivienda sita en escalera 8, plaza aparcamiento nº 41 y trastero del Edificio Parla Nova 283.677,71 €

      9.- Todo terreno Nissam Patrol MZT7216: 6.010,12 €

    10.- Furgón Renault Trafif M-4567-U: 600,98 €

    11.- BMW M-2367-ZP: 6.010,12 €

    12.- Mobiliario y ajuar 12.020,24 €

    13.- Negocio familiar de prendas de vestir “Moda actual”: 25.843,52 €

 

Pasivo:

      1.- Precio pendiente de pago de vivienda nº 8 del activo 259.637,23 €

      2.- Pagos pendientes a proveedores del negocio nº 13 del activo[1]: 144.412,38 € 

 

Total activo: 695.971,52 €

Total pasivo: 404.049,61 € 

Total neto a repartir: 291.921,91 €

Correspondería a cada cónyuge: 145.960,95 €

 

* Valoraciones y adjudicaciones reales realizadas a cada cónyuge en la liquidación:

 

A la Sra. Martínez Soria:

 

Activo:

 

1.- Casa sita en Parla, calle Reina Victoria 1: 63.106,25 €

2.- Local en planta baja de calle Numancia 7 de Parla: 21.035,42 €

3.- Casa nº 14 de la calle Numancia de Parla: 24.040,48 €

4.- Vivienda sita en escalera 8, plaza aparcamiento nº 41 y trastero del Edificio Parla Nova: 283.677,71 €

      5.- BMW M-2367-ZP: 6.010,12 €

      6.- Mobiliario y ajuar: 12.020,24 €

      7.- Negocio familiar de prendas de vestir “Moda actual”: 25.843,52 €

      Total activo: 435.733,74 €

 

Pasivo:

 

      1.- Precio pendiente de pago de vivienda nº 8 del activo: 259.637,23 €

      2.- Pagos pendientes a proveedores del negocio nº 13 del activo: 144.412,38 € 

      Total pasivo: 404.049,61 €

 

Total adjudicado a D.ª María Martínez (Activo – Pasivo): 31.684,13 €

 

Al Sr. López Castro:

 

Activo:

 

1.- Finca rústica sita en Viña del Pozo y Arroyo del Prado de Parla: 6.010,12 €

2.- Local comercial en planta baja de Parla: 120.202    

3.- Casa nº 15 de la calle Varela Parla: 120.202,41 €

4.- Plaza de garaje nº 59 de Parla: 7.212,15 €

      5.- Todo terreno Nissam Patrol MZT7216: 6.010,12 €

      6.- Furgón Renault Trafif M-4567-U: 600,98 €

      Total activo: 260.237,78 €

 

Pasivo: 0

 

Total adjudicado a D. Carlos López Castro (Activo – Pasivo): 260.237,78 €

 

            Resumiendo: de lo expuesto se deduce que atendiendo a la existencia y valoración real al momento de practicar la liquidación de gananciales, A CADA CÓNYUGE LE HUBIERA CORRESPONDIENDO PERCIBIR 145.960,95 €, habiendo percibido EL SR. LÓPEZ CASTRO 260.237,78 €, FRENTE A LOS 31.684,13 € PERCIBIDOS POR LA SRA. MARTÍNEZ, siendo pues evidente y palpable que se ha producido la lesión en más de la cuarta parte en perjuicio de mi representada.

 

DOCTRINA Y JURISPRUDENCIA

 

 

            - En cuanto a la rescisión por lesión en más de la cuarta parte en las particiones efectuadas en la liquidación de la sociedad legal de gananciales:

 

         La Sentencia del Tribunal Supremo de 11 de Junio de 1.983 sale al paso de las dudas planteadas en la instancia acerca de la aplicación a la sociedad de gananciales del citado artículo 1.074; precepto que se estima aplicable no sólo por el carácter supletorio de las normas de la partición y liquidación de herencias, sino además por el juego del artículo 1.291 en su regla quinta que “hace referencia a cualquiera otros en que especialmente lo determine la ley, fórmula esta dentro de la cual habrá necesariamente de encontrar acogida la rescindibilidad de las particiones hereditarias y de la sociedad de gananciales en los casos de lesión de más de la cuarta parte, a la que de manera especial y expresa, se refiere el artículo 1.074 del Código Civil”.

 

         En la Sentencia de 26 de Enero de 1.993 se estima acreditada la existencia de lesión en cuantía superior a la cuarta parte del valor de los bienes adjudicados y a pesar de que la liquidación se había efectuado en convenio regulador que fue aprobado por el Juez, sin que tal resolución impida la posibilidad de impugnarla si se acredita la lesión; por ello se indica que “no tiene fundamento legal alguno la exclusión de la rescisión por lesión en la liquidación de la sociedad de gananciales, dada la genérica y omnicomprensiva remisión que el artículo 1.410 del C.C. efectúa, careciendo de base para negarle esa naturaleza de contrato oneroso que gratuitamente se atribuye a la liquidación practicada por los titulares ...”

 

 

         - En cuanto a la forma de proceder al cálculo de la lesión en más de la cuarta parte:

 

         Para ver si existe o no la posibilidad de rescindir el negocio será necesario comparar determinados parámetros. Deberán ser comparados, por un lado el conjunto de bienes recibidos, a los que habría que restar el conjunto de obligaciones y deudas heredadas. Por tanto, uno de los parámetros es la cuantía de lo que realmente pasa a incrementar el patrimonio del heredero (en este caso cónyuge). Este parámetro deberá ser comparado con la cuota parte de patrimonio hereditario que en función del testamento o de la sucesión intestada (o liquidación en el caso que nos ocupa) le corresponde. Si la parte recibida es inferior a lo debido recibir, y si la diferencia entre ambas magnitudes es superior a una cuarta parte, el cónyuge lesionado podrá rescindir la partición basándose en el perjuicio económico que el reparto le ha ocasionado.

 

         Así, como afirma la S.T.S. de 21 de marzo de 1.985 , la posibilidad de rescindir una partición “descansa sobre la base de que el agravio en tal cuantía se hay efectivamente originado, lo que obviamente exigirá la reconstrucción del acervo hereditario en su valor real referido a la época que el precepto señala, ponderado el cual si lo adjudicado al coheredero para el pago de su cuota no alcanza a cubrir el quantum de las tres cuartas partes de lo que le corresponde recibir con arreglo al efectivo valor de los bienes que componen la herencia, es claro que la lesión supera el cuarto del valor de la totalidad del lote, que es el que importa –SSTS 16 noviembre 1.955 y 24 noviembre 1.960-, regla de proporción respecto de la total masa partible que ha de ser referida al tiempo de la adjudicación y no al de la apertura de la sucesión o al de la demanda impugnativa”.

 

 

                                                 FUNDAMENTOS DE DERECHO

 

 

 

            I.- JURISDICCIÓN Y COMPETENCIA.- La potestad jurisdiccional se ejerce por los Juzgados y Tribunales determinados por las leyes, según las normas de competencia y procedimiento que las mismas establezcan (artículo 117.3 C.E.). El artículo 62 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre la competencia de los Juzgados de Primera Instancia de Madrid para el conocimiento y fallo del presente procedimiento.

 

 

            II.- CAPACIDAD DE LAS PARTES Y LEGITIMACIÓN:

 

            Las partes están capacitadas para entablar la presente relación jurídico procesal, conforme a los artículos 6 y ss de la L.E.C.

 

         Serán considerados partes legítimas quienes comparezcan y actúen en juicio como titulares de la relación jurídica, por lo que la legitimación activa corresponde a mi representada, que es quien ha sufrido el perjuicio por la liquidación practicada.

 

         La legitimación pasiva la ostenta el Sr. López Castro, por ser la persona que resultó ser beneficiada de la renombrada liquidación de la sociedad de gananciales.

 

 

            III.- REPRESENTACIÓN PROCESAL Y DEFENSA TÉCNICA.- La representación del actor y la postulación a la presente demanda es la procedente conforme al artículo 399 y siguientes de la L.E.C.

 

         El artículo 23 L.E.C. establece que la comparecencia en juicio será por medio de Procurador legalmente habilitado para actuar en el tribunal que conozca del juicio.

 

         El artículo 31 de la L.E.C. dispone asimismo que los litigantes serán dirigidos por Abogados habilitados para ejercer su profesión en el tribunal que conozca del asunto. No podrá proveerse a ninguna solicitud que no lleve la firma de Abogado.

 

 

            IV.- CLASE DE JUICIO.- La presente reclamación deberá seguirse por los trámites del Juicio Ordinario (artículos 399 y ss. L.E.C.), a la vista de lo dispuesto en el artículo 249.2º L.E.C.

 

 

            V.- FONDO DEL ASUNTO Y LEGISLACIÓN CIVIL APLICABLE.-

 

         Los artículos 1.392 y siguientes del Código Civil, sobre la disolución y liquidación de la sociedad de gananciales.

 

            La liquidación de la sociedad legal de gananciales se rige por los artículos 1396 y siguientes del Código Civil, EXIGIENDO UN CONOCIMIENTO EXACTO DE TODAS LAS PARTIDAS DEL ACTIVO, PASIVO EN COMUNIDAD, conforme preceptúa el artículo 1396 del Código Civil expresando el inventario lo que debe incluso en cada una de las partidas (artículos 1397 y 1398 C.C), cuyas operaciones requieren ciertas formalidades (artículos 1013 a 1034 C.C), que no pueden obviarse.

 

         Según lo determinado en el artículo 1396 bajo el nombre de liquidación de la sociedad legal de gananciales, se comprenden todas las operaciones necesarias para determinar si existen gananciales y su distribución POR MITAD ENTRE AMBOS CONYUGES.

 

         De conformidad al artículo 1398 del Código Civil el inventario deberá reflejar LA VERDADERA SITUACION DE UN PATRIMONIO. NO SE HABRA FORMULADO DEBIDAMENTE EL INVENTARIO SI NO SE INCLUYE EN EL, EL PASIVO Y TODO EL ACTIVO.

 

            El artículo 1066 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, persigue que el inventario contenga una exacta descripción de los bienes a liquidar y, que sea, en consecuencia fiel reflejo de la realidad.

 

         El artículo 1404 del Código Civil, que establece un criterio de equidad entre los cónyuges, exigiendo un reparto por mitad de los bienes obtenidos constante el matrimonio.   

 

         Para la acción que se ejercita de rescisión por lesión, el artículo 1.410 del Código Civil, contiene una remisión expresa a las normas de partición de herencia, al establecer que “En todo lo no previsto en este capítulo sobre formación de inventario, reglas sobre tasación y ventas de bienes, división del caudal, adjudicaciones a los partícipes y demás que no se halle expresamente determinado, se observará lo establecido para la partición y liquidación de la herencia”. Atendiendo a dicha remisión, el artículo 1074 del Código Civil dispone que “Podrán también ser rescindidas las particiones por causa de lesión en más de la cuarta parte, atendido al valor de las cosas cuando fueron adjudicadas”.

 

         Para la adición por omisión de bienes en el inventario, el artículo 1.079 en relación con el artículo 1.410 Código Civil, SSTS 20 Noviembre 1.993, 25 Septiembre 1.995, 10 de Marzo de 1.997, 14 de Julio de 1.997 y 23 de diciembre de 1.998.

 

            VI.- COSTAS.- El artículo 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil sobre la condena en costas.

 

 

         En su virtud,

 

            SUPLICO AL JUZGADO que, teniendo por presentado este escrito y documentos, se sirva admitirlo, tenerme por parte en nombre de quien comparezco, interesando se entiendan conmigo las sucesivas diligencias y actuaciones, por formulada acción de rescisión por lesión en más de la cuarta parte en la liquidación de gananciales efectuada por los cónyuges D. Manuel López Castro y Dª. María Martínez Soria con fecha 24 de Abril de 2.002, y tras los trámites de Ley, incluido el recibimiento a prueba que desde este momento se deja interesado, dicte, en su día, sentencia por la que se declare la rescisión por lesión en más de una cuarta parte de la referida liquidación que fue aprobada por Sentencia del Juzgado de 1ª Instancia n.º 29 de Madrid, y subsidiariamente, para el improbable caso de que se estimara que no existe la referida lesión en más de la cuarta parte, adicione el pasivo formado por la póliza de crédito ascendente a 36.060,73 €, y declare que corresponde a ambos cónyuges la asunción al 50% de la misma. Todo ello con expresa imposición de costas al demandado, por ser de Justicia que respetuosamente pido en Madrid, a veintitrés de noviembre de dos mil siete.

 

 

            PRIMER OTROSI DIGO: Que, al amparo de lo determinado en el artículo 337 de la L.E.C., al derecho de esta parte interesa poner en conocimiento del Juzgado que para acreditar la valoración real de los bienes descritos en los apartados 3 y 4 del activo de la liquidación de gananciales, esta parte tiene encargado a un Agente de la Propiedad Inmobiliaria la emisión de un informe pericial, si bien no obra aún en nuestro poder, no siendo ajustado a derecho demorar más la presentación de esta demanda ante el inminente perjuicio económico en que se ha visto sumida mi representada y el riesgo de que el demandado proceda a la venta y consiguiente reembolso de los bienes que le fueron adjudicados, haciendo ilusorio así el derecho de la Sra. Martínez a obtener un justo reparto de los bienes que componían su sociedad de gananciales.

 

 

            SEGUNDO OTROSI DIGO: Subsidiariamente, y de conformidad a lo establecido en el artículo 339.2º de la L.E.C., solicitamos la DESIGNACIÓN JUDICIAL DE PERITO, con el título de Agente de la Propiedad Inmobiliaria, por ser imprescindible para los intereses de mi poderdante, al objeto de que informe sobre los siguientes términos:

 

-          Valoración real a la fecha de abril de 2.002 de los siguientes bienes inmuebles:

 

a)    Local comercial en planta baja de la Entidad nº 3 del Centro Comercial, denominado B-24, sito en el Complejo Inmobiliario Comercial de la UET-5/10 de Parla, inscrita al tomo 1.124, libro 263, folio 193, finca nº 17.263, inscripción 1ª del Registro de la Propiedad de Parla.

 

b)    Casa nº 15 de la calle Varela, término municipal de Parla, inscrita al tomo 962, libro 200, folio 35, finca nº 12.815, inscripción 2ª del Registro de la Propiedad de Parla.

 

 

SUPLICO AL JUZGADO, que acceda a lo solicitado en los anteriores “otrosi digo”, por ser de Justicia que reitero ut supra.

 

 

 

 

 

SECCION PRÁCTICA
¿Qué cantidad debe pagarse en el mes en que se fija la pensión?
El hecho de que se establezca la obligación con carácter mensual, así como que se prevea su cumplimiento dentro de los cinco primeros días de cada mes, en modo alguno nos puede llevar a interpretar que por ser la resolución de fecha posterior al quinto día del mes, no exista obligación al pago de la pensión hasta el mes siguiente. En estos casos debe prorratearse la cantidad establecida mensualmente por los días a que viene obligado al pago.
 
Discrepancias en el ejercicio de la patria potestad: procedimiento a seguir
Si el padre y la madre no se ponen de acuerdo en el momento de decidir alguna cuestión relativa a los hijos menores ¿Cómo se resuelve la controversia?
Régimen de responsabilidad de los bienes gananciales y privativos
 
Transmisión del patrimonio familiar de padres a hijos: ¿Testamento, donación o compraventa?
Uno de los asuntos que con cierta frecuencia se plantean en la práctica es el de los padres que están pensando en formalizar en vida el reparto de todo o parte del patrimonio que poseen entre sus hijos con el fin de evitar en la medida de lo posible que en el futuro puedan surgir discrepancias o desencuentros entre ellos.
Determinación del régimen económico en un matrimonio en el que los cónyuges tienen distintas nacionalidades.
Una española y un alemán contrajeron matrimonio en el Reino Unido en el año 1994. Los tres meses siguientes a la celebración del matrimonio lo pasaron en Estabul, después vivieron en Malta durante seis años y medio, tras lo cual fijaron su residencia definitivamente en España. Ahora, con ocasión del procedimiento de divorcio surge la cuestión de determinar qué régimen económico ha venido rigiendo en el matrimonio.
 
Convenio regulador de divorcio con atribución de custodia compartida
En la Sección Práctica se incluye un modelo de Convenio regulador de divorcio en el que los cónyuges pactan el régimen de la custodia compartida por periodos de cinco meses excluyendo Julio y Agosto en los que los hijos permanecerán de vacaciones un mes con cada uno de los progenitores.